martes, 29 de diciembre de 2009

Nacionales: Tres muertos y cientos de viviendas en ruinas por las graves inundaciones

UN DRAMA DE FIN DE AÑO
La histórica inundación que afecta al nordeste bonaerense generó que centenares de casas quedaran en ruinas en San Antonio de Areco, Salto, Arrecifes y Pergamino, después de que el agua "subiera de golpe", según los vecinos. Al menos se registraron tres víctimas fatales, de 10, 14 y 19 años.

Inundaciones en San Antonio de Areco


Más de 3.500 personas resultaron damnificadas por el desborde de ríos y las intensas lluvias que azotaron en las últimas horas a la región, donde al menos se registraron tres víctimas fatales, de 10, 14 y 19 años.

A la joven de 14 fallecida en Areco se sumaron un niño de 10 y un muchacho de 19 que perdieron la vida en Pergamino luego de ser arrastrado por las aguas de un arroyo.

Mientras tanto, crece la polémica en torno a las causas del desastre, luego de que dirigentes rurales salieran a negar la responsabilidad que les endilgó el Gobierno.

"Creo que es un fenómeno climático extraordinario. Hay que ser más serio y dejar de hablar macanas", remarcó el titular de la Federación Agraria Argentina(FAA), Eduardo Buzzi, después de que autoridades de la Nación y la Provincia acusaran a ruralistas de
abrir canales clandestinos para drenar sus campos. Las inundaciones provocaron el corte de las rutas 8 y 9, que en el transcurso de este lunes fueron reabiertas, y afectaron sobre todo a la localidad de San Antonio de Areco, donde 1.700 personas debieron ser evacuadas e incluso esta mañana volvió a llover, para agregar dramatismo a la emergencia.

De todos modos, los pobladores del nordeste bonaerense respiraron algo más aliviados en horas de la tarde, cuando el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) dejó sin efecto un alerta por probables "tormentas severas" en la región.

"El agua no nos dio tiempo a nada, subió de golpe", repetían los vecinos de Areco, tan mortificados por la situación como la gente de Salto, donde encima de produjeron saqueos en algunas de las viviendas afectadas, según denunció el intendente local, Oscar Brasca.

Si bien el cauce del río Areco comenzó a bajar en horas de la mañana, los ánimos se mantenían en punto de ebullición en esa histórica localidad, considerada como la "cuna de la tradición" gauchesca.

"Ahora estoy mojada hasta la cintura, pero ayer tenía el agua hasta las tetas. Es una vergüenza", enfatizó Mónica, una vecina, en diálogo con Cadena 3.

"Perdí todo. Los políticos no dicen nada. Acá nos tenemos que arreglar solos. El Gobierno no hace nada. Vienen a buscar el voto y luego quedamos olvidados", agregó.

En tanto, Vialidad Nacional liberó las rutas 8 y 9, cortadas por la creciente del río Areco, aunque recomendó circular con suma precaución, con las luces bajas encendidas y acatar las indicaciones de los banderilleros de las carreteras, además de colocarse el cinturón de seguridad. La intendente de San Antonio de Areco, Estela Lennon, aseguró que a sólo una cuadra de la plaza principal el agua corría "a una velocidad alta, como si fuera un río torrentoso" en pleno centro de la localidad.

Lennon sostuvo que una de las peores consecuencias para la ciudad es el paso de las aguas por uno de sus mayores símbolos: el museo gauchesco Ricardo Güiraldes, donde se realizaron esfuerzos para conservar los valiosos objetos en un edificio en el que la
masa líquida llegó a los 70 centímetros de altura.

En horas de la tarde, algunos de los vecinos damnificados comenzaron a regresar a sus hogares, dijo la intendenta. Mientras dirigentes agropecuarios salieron a contestar las
acusaciones oficiales sobre la presunta responsabilidad de productores rurales en el desastre, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, envió a dos ministros a la zona para hacer relevamientos aéreos y corroborar las sospechas.

Scioli, que ayer realizó un sobrevuelo que detonó la acusación sobre la construcción de canales ilegales, indicó hoy que mandó a sus ministros de Infraestructura y Justicia, Cristina Alvarez y Ricardo Casal, para que recorran por aire la zona junto al fiscal
de Mercedes, Pablo Merolla.

El objetivo, indicó el gobernador, es "dar con las causas que llevaron a estas consecuencias" y constatar el número de "surcos que están abiertos en distintos lugares y que fluyen al río" Areco.
Al mismo tiempo, Pedro Apaolaza, presidente del titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) admitió la posibilidad de que exista responsabilidad en algunos productores, pero consideró que es compartida por las
autoridades de la Dirección de Hidráulica por no haber hecho los controles pertinentes. Fuente: www.26noticias.com.ar

No hay comentarios:

Preocupación en Minería: peligran más de 2.000 puestos de trabajo

En la comisión de Minería de la Cámara de Senadores, Rodolfo Micone dijo que es mayor el impacto económico y laboral si cierra la empresa ...