martes, 30 de junio de 2015

Lucía inauguró el nuevo Hospital de Andalgalá

* Se hizo realidad un sueño de la comunidad andalgalense. * La jefa de Estado reivindicó el desarrollo minero que beneficia a los pueblos y no a los gobiernos. * Y dijo que indicadores como el índice de mortalidad infantil demuestran cuánto se avanzó en Salud.
La Gobernadora Lucía Corpacci inauguró hoy el flamante Hospital “Dr. José Chain Herrera” en la ciudad de Andalgalá, un logro que cambia el mapa provincial en atención de la salud, y cristaliza un anhelado sueño del pueblo andalgalense.

El nosocomio de alta complejidad cubrirá una importante demanda de pacientes, no solo del departamento, sino también del interior provincial y de la región. Se trata de una gran obra de 3.667 metros cuadrados de superficie, que demandó una inversión que supera los 22 millones de pesos. La obra se inició a fines de 2012, y forma parte del Programa de Responsabilidad Social Empresaria de la empresa Minera Alumbrera, y el Gobierno invirtió además 15 millones de pesos en equipamiento.





Acompañaron a Lucía en el acto inaugural el Vicegobernador Dalmacio Mera, la ministra de Salud, Noemí Villagra; los ministros de Desarrollo Social, Daniel Barros y Educación, José Ariza; el secretario de Vivienda, Octavio Gutiérrez; entre otras autoridades del Poder Ejecutivo. Participaron además Jorge Montaldi, gerente de Relaciones Institucionales de Minera Alumbrera, el secretario de Minería, Rodolfo Micone, el subsecretario de Minería, Martín Sarmiento; el presidente de Camyen, Daniel Isi y el representante de Catamarca en YMAD, Angel Mercado.

Luego de la inauguración, que reunió a una multitud de andalgalenses, Lucía recorrió las instalaciones del hospital, donde fue cálidamente recibida por sus colegas médicos y demás personal del nosocomio.



Palabras de Lucía
“En verdad hoy tenemos muchas emociones y probablemente no se entienda por qué Noemí se emociona, por qué Angel está emocionado, por qué yo estoy emocionada. Tiene que ver con que nosotros somos gente común, gente como cualquiera que hemos soñado en serio con una Provincia mejor.

Con Noemí hemos sido compañeras de hospital, yo en el servicio de Infectología, ella en el servicio de Oncología, y a las dos nos tocó padecer las mismas dificultades. Y muchas veces nos sentábamos a decir… ¿Por qué esto no es así? ¿Por qué no se cambia? ¿Por qué todo se centraliza en la Capital? ¿Por qué no se piensa en una Provincia donde todos los catamarqueños tengan un poco más de posibilidades? ¿Por qué no salimos a buscar la gente, en vez de esperar que los hospitales estén abarrotados siempre con las guardias y colas eternas?¿Por qué no salir a la calle a hacer atención primaria?

Y con Angel, que trabajamos con el tema minero, muchas veces dijimos… La minería es muy importante. En mi casa, en el escritorio de Angel, hay un cartel con una foto de Evo Morales que dice: ‘Los países ricos del Norte se mueven en una orgía depredadora y nos obligan a los pueblos del sur a ser los guardabosques pobres de nuestras riquezas’. Y eso es lo que tenemos que tener en claro. Nuestra Provincia tiene riquezas, hay otros a los que les molesta que nuestra Provincia se desarrolle.

Y yo creo que podemos tener visiones distintas en todas las cosas, pero que las discutamos los catamarqueños. A mí me fastidia mucho cuando viene la gente de Buenos Aires, cuando vienen los ambientalistas de otro lado, que no les preocupa lo que pasa en sus provincias, en donde las industrias contaminan todos los días, en donde los insecticidas matan la flora, la fauna, contaminan los suelos por años y años. Y en sus lugares no dicen nada, y a nosotros nos quieren condenar a la pobreza eterna, a que siempre agachemos la cabeza…

Existe la posibilidad del desarrollo desde la minería cuando un Gobierno se hace responsable de lo que pasa, y en eso nosotros podemos dar ejemplo. Podemos decir cuánto hemos peleado con las empresas, cuánto hemos discutido con las empresas, cuántos puntos sobre las íes hemos puesto. En que tienen que pagar el agua, los que no la pagaban; en que tienen que hacer los controles adecuados, cuando no estaban; hemos contratado nosotros, pagándolo nosotros desde la Provincia, quien controle el Dique de Cola, porque no nos confiamos en lo que nos dicen solamente; porque tiene que haber un Estado presente que garantice la seguridad de sus habitantes.

Durante muchos años se miró para otro lado. Durante muchos años no fue la gente la que se benefició, fueron los Gobiernos los que se beneficiaron y es muy distinto: nosotros creemos sinceramente en el desarrollo minero con respeto al medio ambiente, como cualquier otra industria, porque la minería no es distinta a cualquier otra industria.

Y también dijimos que es imposible que las poblaciones donde se desarrolla la minería sean amigas de la minería cuando no ven sus beneficios. Por eso lo primero que dijimos es ‘queremos el hospital de Aconquija y el hospital de Andalgalá con fondos de Responsabilidad Social Empresaria’. Y yo sé que me van a decir: ‘Lo está inaugurando porque hay campaña’, porque todo lo que inauguramos pareciera que lo inauguramos solamente porque hay campaña. ¿Saben qué? Esta obra se inició en octubre de 2012. Dos años y medio, es imposible hacerla en menos tiempo. Esta obra costó 22 millones de pesos, la obra civil, pero el Gobierno de la Provincia puso en equipamiento hospitalario de alta tecnología –y quiero que lo sepan los andalgalenses-: no hay ninguna clínica privada que tenga el equipamiento de este hospital. Y es para ustedes, es para todos. Y la Provincia puso 15 millones de pesos en equipamiento hospitalario para los andalgalenses, porque se lo merecen, porque creemos que tenemos que ir construyendo un sistema de salud en donde la gente se derive a la Capital solamente en casos de alta complejidad que no se puedan resolver, y que los demás permanezcan acá. Porque tienen profesionales de calidad, porque tienen tecnología, porque tienen aparatología, porque tienen condiciones adecuadas para hacer los partos, aún los de alto riesgo; para hacer cirugías, y ahora va a hacer videolaparoscopía la doctora, miren si no es importante.

No hay, salvo las patologías que necesiten tomógrafos, resonancia magnética; no hay motivos para derivar a los andalgalenses, porque tienen los recursos humanos y los recursos técnicos para brindar la atención que los andalgalenses necesitan y se merecen.

También es cierto lo que decía la doctora Villagra y yo lo voy a recalcar nuevamente. Yo he sido médica –soy médica pero no ejerzo- y los médicos y los enfermeros, y el personal de Salud en general, nos pasa una cosa muy particular: atendemos cien veces bien, excelente, ponemos todo, el alma y el corazón en la atención médica. Pero a veces las cosas no son como uno quiere, y muchas veces ni siquiera es porque cometemos errores, sino porque la patología, la enfermedad hace que no la podamos resolver. Pero nunca salimos por las cosas buenas, siempre salimos por lo que está mal. Y si es cierto que alguna vez en el hospital pudo haber faltado algún insumo, y si es cierto que en este y otros hospitales algún médico pudo haber atendido mal; pero son más las veces en que los medicamentos estaban, en que los insumos estaban y en que los médicos y las enfermeras atendían bien. Y eso se lee de una sola manera: pueden decir lo que quieran, pero los indicadores de salud son claves, los números son lo que cuentan. Yo quiero los números, a mí nada me cierra si no me dicen los números y es cierto que tenemos la tasa de mortalidad infantil más baja de la región, y hemos bajado y mejorado todos los indicadores de Salud, de modo tal que hemos sido premiados por el Gobierno nacional, por la acción dela ministra y de todo su equipo.

Pero también quiero decirles que hemos inaugurado el Banco de Sangre en Capital, para que todos los catamarqueños, incluso los de Andalgalá; usen sangre segura, con todas las normas y los estándares de calidad. Y estuvimos viendo el Hospital de Alijilán, que prácticamente lo hicimos de nuevo, y remodelamos la mitad del Hospital de La Merced que era una tapera, porque no hay otro nombre para decir; y recuperamos el SAME, que la gente del SAME puede decir dónde dormían y como estaban, y también podemos decirles que en el Hospital de Niños vamos a estar inaugurado dos torres enormes para que todos los chicos de nuestra Provincia que necesiten atención de calidad y complejidad sean atendidos ahí.

Somos conscientes de que necesitamos más recursos humanos… a propósito de esto quiero decirles que en nuestra gestión en Salud, entre profesionales médicos, odontólogos, obstetras, enfermeros, en estos tres años hemos aumentado en 760 personas el personal de los centros de Salud de toda la Provincia, pasando a gente que años y años estuvo precarizada a ser empleados con derechos.

Entonces, cuando me dicen que la Salud antes era buena y que ahora es un desastre, los números cuentan, la verdad es lo único que cuenta, y una muestra de esto es este hospital que lo hicimos entre todos, y me parece que es importante decirlo. Porque lo hizo el Gobierno provincial, porque lo hizo la empresa minera, pero también participaron todos los trabajadores, opinando, haciendo y deshaciendo… a veces a disgusto mío. Pero todos participaron.

Les quiero pedir: el hospital es de la comunidad, cuídenlo, cuídenlo mucho, porque cuesta mucho hacer estas obras, y porque necesitamos seguir haciendo obras en toda la Provincia. Y también yo sé que cuando nosotros elegimos trabajar en el área de Salud, lo hicimos soñando con servir. Lo hicimos soñando con ser la mano que sobre el hombro de otro calma algunas cosas. Muchas veces no curamos, muchas veces no resolvemos, pero la palabra, la sonrisa, la mano sobre el hombro aporta mucho más que el medicamento más caro que podamos tener. Por favor, háganlo todos los días”.



El nombre
El flamante hospital fue bautizado “Dr. José Chain Herrera” en reconocimiento a uno de los grandes de la medicina en Andalgalá, que será recordado siempre por la gente que lo conoció como médico y persona, noble, culto. Nació el 15 de agosto de 1906 en un pueblo llamado Metain, de la provincia de Mant, república de Libano, perteneciente a las lejanas tierras del Asia Occidental. El 29 de abril de 1933 culmina su carrera y recibe el título de “Médico cirujano”, con especialidad en garganta, nariz y oído. Una vez que logró el título universitario vuelve a su pueblo Salado de Tinogasta, permaneció dos meses allí, para luego radicarse definitivamente en el departamento Andalgalá.
El 11 de diciembre de 1934 es declarado un ciudadano argentino más, ya que adquiere la ciudadanía. Adoptado completamente comienza a trabajar en el dispensario público nacional antituberculoso de Andalgalá en el año 1937. En 1952 se le asignó funciones en el centro de salud de Andalgalá. El profesional de la medicina se formuló como objetivo realizar tareas de investigación; para tal fin se vinculó con el prestigioso Dr. Salvador Massa, realizando un valioso aporte en las afecciones de chagas y brucelosis. Por su colaboración, el doctor Herrera fue designado miembro fundador de la Sociedad Argentina de Patología y Epidemiología de las Enfermedades Transmisibles.












No hay comentarios:

Elecciones de ATECA en Andalgalá

Finalizado el acto eleccionario de ATECA, desarrollado en las instalaciones de la Escuela EPET Nº 4, "Dr. Federico Schikendantz", ...