lunes, 26 de junio de 2017

YMAD: La UNT y la minería, una relación tormentosa

La Justicia federal inició una investigación a ex funcionarios de la empresa interestadual Yacimiento Minero de Agua de Dionisio (YMAD), conformada por la Universidad de Tucumán, la provincia de Catamarca y el Poder Ejecutivo Nacional, por supuestas irregularidades en la venta de lingotes de oro.

Quizás para el resto de los argentinos, YMAD, la empresa que explota yacimientos mineros en Catamarca sea un tanto desconocida. Pero para los tucumanos y los catamarqueños no lo es. En el seno de la Universidad Nacional de Tucumán, mucho menos. La institución es socia y uno de sus investigadores fue el descubridor de los yacimientos que, luego, dieron origen a esta empresa interestatal. Pero además, durante años recibió jugosos dividendos producto de la explotación de Minera La Alumbrera. El uso de esos fondos está siendo investigado en la Justicia federal, incluso hay ex funcionarios de la UNT procesados.

Ahora, se suma un nuevo capítulo que busca aclarar cómo fueron las operaciones que realizó YMAD en los últimos años. El foco está puesto en la venta de lingotes de oro y en las compras con presuntos sobreprecios de cianuro. Están denunciados el ex presidente de la firma, Manuel Benítez, y personal que se desempeñaba en áreas administrativas de la empresa. A priori -y estos son los datos que surgen de una auditoría externa- hubo venta de oro en el mercado interno muy por debajo del precio internacional. YMAD explota la mina Farallón Negro, de donde habría salido la venta. Con La Alumbrera, YMAD conformó una UTE para la explotación de Bajo La Alumbrera, pero la materia que se extrae de allí siempre fue para exportación.

Un informe interno al que accedió LA GACETA señala que durante años a YMAD le costó el doble la producción de cada lingote de oro. Y esto no solo por los altos costos de la explotación, sino por la misma ineficacia de la empresa. Así lo deja en claro ese informe que está siendo analizado puertas adentro de la UNT. En conclusión: YMAD dio pérdidas todos los años, durante una década, pero esa etapa coincidió con la llegada de utilidades de La Alumbrera, lo que permitió que la empresa no se resintiera tanto.

Durante sus primeros años, YMAD estuvo financiada con dinero que ponía la UNT para las tareas de exploración y otro tanto que salía del Tesoro Nacional. Así fue hasta 2004, fecha en la que comenzó a financiarse con lo que le llegaba a través de la conformación de la UTE. Sin embargo, el crecimiento excesivo de la planta de personal, la tercerización de varios servicios y la compra de insumos a precios demasiado altos hicieron que la empresa diera pérdidas. Inclusive, el mismo informe señala que durante el período de mayores ingresos externos a través de su alianza con La Alumbrera se registra -en paralelo- la mayor cantidad de pérdidas.
Esto se conjugó con la escasa atención que se le dio a los trabajos de exploración minera que le permitieran mayor previsión.

Hoy la situación de la empresa es difícil y en 2016 hubo algunos cambios en el directorio. Entre esos, asumió un nuevo presidente puesto por el Poder Ejecutivo Nacional, Santiago Albarracín, quien tomó como primera medida analizar “la pesada herencia” dejada por Benítez después de 16 años. Los resultados de esa auditoría pusieron al descubierto esta situación y obligaron a hacer la denuncia penal correspondiente que hoy se tramita en la fiscalía a cargo de Gerardo Pollicita, en Comodoro Py.

1 ¿Qué es YMAD y cuál es su vínculo con la UNT?

Son las siglas de Yacimientos Mineros de Aguas de Dionisio (YMAD), que se creó a través de la Ley N° 14.771, aprobada en 1959 con el objetivo de la exploración y explotación de minerales. Tiene como socios principales a la UNT y a Catamarca, provincia en donde se encuentran las minas Farallón Negro y Bajo La Alumbrera. La presencia de la Universidad se explica porque fue un universitario, el doctor Abel Peirano, quien descubrió el yacimiento que en 1948 donó a la UNT. La mina de Farallón Negro es propiedad exclusiva de YMAD, mientras que la explotación de Bajo la Alumbrera se realiza a través de una UTE (Unión Transitoria de Empresas) que se formó en 1994 y comenzó a explotarse en 1997.

2 ¿Quiénes forman parte de YMAD?

Esta empresa interestatal está dirigida y administrada por un directorio integrado por cuatro vocales y un presidente. Dos vocales por la provincia de Catamarca, dos por la UNT y el presidente, por el Poder Ejecutivo de la Nación. Actualmente, el titular es Santiago Albarracín, quien asumió en marzo de 2016 y reemplazó a Manuel Benítez, que estuvo durante 16 años en la presidencia y hoy está investigado por la justicia federal. Los directores por Catarmarca son Ángel Mercado y Gilberto Santillán; mientras que por la UNT son Faustino Siñeriz y Alfredo Grau. El cargo de director fue derrotero de varios ex rectores: Mario Marigliano (2006-1010), Rodolfo Campero (2004-2012) y Juan Cerisola (2014-2016).

3 ¿En qué se benefició la UNT?

La Universidad comenzó a ver dinero de la explotación minera cuando, a partir de 2006, comenzaron a llegar las utilidades de La Alumbrera a través de la UTE. Se calcula que hasta 2015 YMAD recibió US$ 1.243 millones, de los cuales un porcentaje mayor iba para Catamarca (se calculan que fueron unos US$ 600 millones) y uno menor para la UNT (hasta 2008) y luego también al resto de las Universidades públicas después que la UNT renunció a la mitad de lo que le correpondía por ley. El dinero que le llegaba a la UNT (hasta 2008) debía estar destinado a la construcción de la Ciudad Universitaria, porque eso expresaba la ley de creación de YMAD.

4 Tensión con Catamarca y vínculos k

La relación entre la UNT y Catamarca pasó por momentos de tensión porque esa provincia cuestionó varias veces la presencia de la Universidad en YMAD. Incluso hay proyectos legislativos en Catamarca que nunca prosperaron. Ángel Mercado, actual director, es esposo de la gobernadora Lucía Corpacci y sobrino de Armando “Bombón” Mercado, fallecido esposo de Alicia Kirchner. “Bombón” Mercado fue directivo de YMAD hasta que murió en 2013. En 2015, cuando fue reelecta la gobernadora Corpacci manifestó abiertamente que no quería tenerla a la UNT como socia en la minería. “No queremos repartir más con la UNT. Queremos asociarnos y que los beneficios queden para nuestra provincia”, había dicho.

5 ¿Quiénes son investigados en la Justicia?

En la Justicia Federal se investigan, por un lado, las denuncias por contaminación ambiental de Minera La Alumbrera y, por el otro, el uso que le dio la UNT a los fondos que llegaron (entre 2006 y 2009) producto de las utilidades de la explotación de Bajo La Alumbrera. Por esta última causa están procesados cuatro ex funcionarios: el ex rector, Juan Cerisola, el ex diputado por la UCR, Luis Sacca (actual director administrativo de la Secretaría de Bienestar Universitario), Olga Cudmani (ex directora de Construcciones Universitarias) y Osvaldo Venturino, ex director de Inversiones y Contrataciones. Se investiga si hubo malversación de fondos vinculados a la construcción de la Ciudad Universitaria.

6 ¿Cuál es la nueva causa?

Hasta el momento se estaba investigando solo lo que sucedió con los dineros de YMAD en el seno de la UNT. Pero ahora, una denuncia realizada  a partir de una auditoría que encargó el directorio en 2016 dio origen a una causa que pone la lupa en la venta del oro y compras con sobreprecio de cianuro. Los denunciados son el ex presidente, Manuel Benítez, y parte del personal administrativo de la presidencia. Según la división de tareas dentro del directorio, Benítez habría estado a cargo de las transacciones. Entre otras cosas, se descubrió que la venta en los últimos años estuvo destinada a un puñado de empresas que poco tenían que ver con los  metales y, además, una de ellas sería de uno de los hijos de Lázaro Báez.

7 Una década de pérdidas en dólares

Los hechos que se investigan en Comodoro Py, a raíz de la presentación que hizo la Oficina Anticorrupción, se circunscriben a 2014 -2016. Pero la auditoría realizada por Deloitte Forensic puso al descubierto algunas otras supuestas irregularidades y pérdidas millonarias producto de la ineficiencia operativa de YMAD en los últimos 10 años. Durante 10 años, YMAD daba pérdidas todos los años. En 2005, US$ 1 millón; en 2006, US$ 3 millones; en 2007, US$ 13 millones; en 2008, US$ 10 millones; en 2009, US$ 18 millones; en 2010, US$ 23 millones; en 2011, US$ 31 millones; en 2012, US$ 21 millones; en 2013, US$ 31 millones; y en 2014, US$ 50 millones. Perdió un total de US$ 329 millones.

8 Mientras YMAD perdía, la Alumbrera ganaba

Un informe realizado por los directores actuales de YMAD por la UNT señala algunas cifras que explicarían por qué hubo tantos años de pérdidas. Mientras que la explotación en Farallón Negro (manganeso, oro y plata) daba pérdidas producto de los altos costos de producción (YMAD gastaba el doble por cada lingote de oro que producía) la mina de La Alumbrera comenzó a derramar utilidades que fueron llegando a YMAD, por ende a Catamarca y a la UNT. Fueron los “años dorados” de la UNT hasta 2014. Cuando asumió el nuevo presidente de YMAD en 2016, la empresa perdía $50 millones mensuales. Para determinar qué pasó se llamó a una auditoría y luego se llevó a la justicia federal.

9 ¿Qué pasó con la Ciudad Universitaria?

Es un capítulo no cerrado para la UNT. El derecho de la UNT a recibir el 40% de las utilidades de YMAD era para construir y terminar la Ciudad Universitaria. Sólo la conclusión de ella extinguía el crédito, pero en 2008 dos años después de empezar a recibir dinero de una explotación que ya llevaba 11 años, a través de una resolución el entonces rector (Cerisola) dio por concluida la Ciudad Universitaria. El porcentaje se redujo a la mitad y el resto comenzó a repartirse al resto de las universidades. De ahí en más, el dinero que recibió fue de “libre disponibilidad”. Desde ese año se han escuchado planteos sobre la decisión y el reclamo de los universitarios por obras que nunca se terminaron.
La Gaceta de Tucuman.

No hay comentarios:

El Senado dio media sanción a la nueva Ley de Bomberos

La nueva ley regula la organización y funcionamiento de las asociaciones de bomberos voluntarios y sus respectivos cuerpos activos